Menu

Bienvenidos

Entre las más importantes conquistas femeninas del  siglo XX, la moda se fue adaptando a las necesidades y deseos de una nueva mujer. Y el vestido de novia (símbolo de la tradición y el espíritu conservador en el mundo de la moda) no se quedó atrás.

Recibió la influencia de los vertiginosos cambios familiares, sociales y tecnológicos.

Esos cambios que liberaron a la mujer del corsé, las faldas armadas y otras opresiones. "Al subir el cierre, el traje debe quedar perfecto al cuerpo".

Para la mujer moderna las tendencias son más femeninas e insinuantes con tonos etéreos, suaves y mágicamente combinados, donde varias clases de estilos tienen cabida.

Para elegir el vestido de tus sueños, hoy en día, la pureza del blanco se remplaza con un poco de color. El beige, cáscara y el gris claro toman gran fuerza, así como algunas gamas de amarillo no muy fuertes; el perla y el marfil se siguen viendo en el vestido para conservar el blanco con algunas tonalidades diferentes.

Los velos se están usando poco y cuando aparecen son muy largos. En su lugar, toman protagonismo las mantillas, estolas, las tiaras pequeñas o diademas y las coronas.

Para el vestido de la novia no hay una regla determinada.  Este puede ser diseñado según la moda, la personalidad de la novia, el clima donde vaya a ser utilizado y la hora; lo importante es escoger uno que sea de tu total agrado.

Los diseños exclusivos  son garantía de elegancia y buen gusto,  que harán lucir a la novia como la más bella. Eso justifica el uso de flores y filigranas bordadas con strass y cristales.

El trabajo de estos adornos es minucioso y a mano, como la alta moda lo exige. El bordado a mano es una expresión de habilidad y arte, pero también es un reflejo de la alta costura pura, cada traje de novia es como una escultura al cuerpo de la mujer, en un día especial.

La tendencia futurista, también se traslada al altar, Las nuevas aplicaciones y tejidos de lujo adquieren volumen, renunciar al tradicional traje nupcial no evitará que brilles con luz propia. Hay todo tipo de aliados para hacerte brillar en tu día tan especial. Abrigos, capas y boleros se suman al vestido de novia.

Una boda puede ser el momento idóneo para lucir con gracia y coquetería sofisticados tocados, elegantes casquetes y espectaculares pamelas.

Las novias sólo tienen que elegir en qué manos ponerse para estar perfectas el día más importante de su vida.